juana-restrepo-la-casa-redonda-coworking-medellin

REDONDA COTIDIANIDAD

Un día en La Casa Redonda inicia siempre con una pasarela por el corredor amarillo. El paso va marcado por el olor a café que proviene de la cocina. A veces es La Bastilla, pero otras veces es uno especial, de aroma increíble, traído de alguna finca de la región para ayudarnos a combatir el sueño y a iniciar la jornada con un impulso de energía y actitud, como si de una patadita de la buena suerte se tratara.

Se van acercando Camilo Corredor, Andrés White y Ana Segura por un café, mientras que Uri se calienta el agua que pondrá en su mate. La cocina es el primer lugar de encuentro, es impresionante cómo puede unir el café y el té a tantos emprendedores, que aunque no nos conocemos de antes, dentro de La Casa somos como primos, viviendo en una buena vibra, que te da paso a que al sentarte en tu puesto de trabajo, sonrías de satisfacción para empezar un nuevo día de trabajo, una nueva semana, llena de retos y sorteos por superar. Y es que en esta Casa nos une la pasión del trabajo realizado con gusto….. y con miedo, sí, miedo, pero también con agallas.

Lista para iniciar el día, me siento en mi puesto de trabajo ubicado al lado de la puerta amarilla, abro el computador y que empiece la función. By the way, soy Juana, Juana Restrepo, mucho gusto.  Suena el inconfundible timbre que entona 10 melodías distintas entre el cumpleaños y el himno nacional (en serio el himno…) y aunque lo odio, su tonada nos ayuda a ser más llevadera la timbradera constante de todos los visitantes de nuestra Casa, dejando a más de uno tarareando todo el día el tono del timbre que acaba de sonar. No crean que es una crítica, me encanta que vengan a visitar La Casa.

La mañana se va en bombas mientras conversamos con Nick Marlin, el australiano que siempre inicia un debate grupal en Rueda Fija 1 (espacio compartido fijo, valga la redundancia) haciendo que Kevin, Mariah, Kelsey y Tomasz, todos extranjeros ,se sienten más en confianza y así nos vamos conociendo.

El ambiente de esta Casa es más callado, más de concentración que el de la circular 72, por lo menos en los espacios compartidos. Esto no significa que no haya momentos del día en los que el silencio no sea roto por la risa de Juli Zapata conversando con los arquitectos Alejo Restrepo, Alejo Restrepo Montoya y Hugo Herrera; una conversación tintiada entre David Jaramillo y Holguín; Andre Agudelo en el patio programando su próximo concierto; o la antesala del almuerzo de Andrés Sierra, Nati Jaramillo y Liss Herrera viendo si van a pedir a domicilio, o los que trajeron coca para calentar como Jonathan Chanci y Luis Alejandro Rojas. Esta Casa provoca comunidad.

Ya a la hora del almuerzo se vuelve un poco sola La Casa, pero bullosa.  La terraza se llena cuando hay buen día y las conversaciones varían entre español, inglés y otros idiomas, que aunque menos frecuentes, terminamos todos haciendo una mezcla de mil lenguas dejando un saldo de nuevas palabras aprendidas para todos, convirtiéndolas en parte de nuestros “chistes internos”. Se podría decir que aquí el Espanglish es el idioma oficial y si no me creen pregúntele a Alena de Rusia o a Pieter de Holanda, quienes se han esforzado mucho aprendiendo español y que cuentan con un vecino, Adrián Estrada, muy querido que está siempre enseñándoles los nuevos términos.

La actividad laboral no vuelve a la normalidad sino hasta las 2 de la tarde, cuando los más valientes deciden que ya fue suficiente reposo y es hora de retomar, no sin antes, un café (típico). Ustedes dirán que soy la intensa del café, pero a diferencia de mi, he visto cómo el mundo del trabajo funciona dependiente de esta bebida.

Así llega la tarde y con ella llega un ambiente vibrante, ágil, proactivo. Si subes al segundo piso verás a Camilo Álvarez y a Susanita Valencia, organizando fotos de bodas en su linda oficina de fique (oficinas semiprivadas y con un toque de diseño gracias al material); a Cristi nuestra administradora de recursos y paisajismo, arreglando las plantas (que no son poquitas) para que siempre estén sanitas, verdes e hidratadas. El taller se mueve con Elifante, la empresa de juguetes de Miguel Melo; los cuadros en acuarela de Ana Moré y los arreglos florales de Aura Vélez.

De repente suena un acordeón de la nada y es el inquieto de Santiago Jiménez, que con Juan Felipe el alto, Juan Felipe el bajito y Andrés Fernández, tienen un periódico llamado Al Poniente y llenan esta Casa de ideas locas, pero interesantes, como aprender a tocar aquel instrumento. ¡Ah linda la serenata que le dan a Camilo Velásquez de Álamo productora audiovisual, Lili Castrellón y Juli, los vecinos inmediatos!

Mientras organizo cuentas, Susi Yarce chulea en su tablero todas las actividades realizadas en el día, lo que me genera mucha angustia de ver las que aun me faltan por completar, y como si fuera un aparición divina, entra por la puerta amarilla Manu González, la psicóloga, con un dulcecito de regalo que nos arregla la tarde y nos motiva a una pausa activa. Saludamos a Oscar Ortega que siempre llega a esta hora, así como Vicky Trujillo que tiene la caligrafía más linda de la ciudad.

El timbre suena, otra vez,  y es Ricardo Macías, nuestro diseñador estrella que entra encartado como siempre junto con Ama Molina, su novia psicóloga que decoró hermosa su ofique (oficina de fique) con los artículos de hogar que vende con su marca Gadhihomecor. Ya van sonando las piedras del patio anunciado la retirada de Elmo Estada, Bastian el alemán más paisa y Xime Restrepo, quienes vienen muy juiciosos en bicicleta, apostándole a una movilidad sostenible.

Una vez cae la noche, el trabajo se va reduciendo, pocos se quedan hasta las 8, la hora normal de cierre y por ahí se ven algunos más relajados, ideando nuevas alianzas entre las marcas o terminando su jornada laboral compartiendo una costeñita en la terraza. Así me despido de ustedes, invitándolos a darse una vuelta por aca, conocer esta Casita de gente apasionada y talentosa, y si usted es como los Redondos, también lo invito a tomarse un café.

 

 

 

 

Juana Restrepo - Directora Ejecutiva - 316 3409383 - juana@lacasaredonda.co